lunes, 16 de agosto de 2010

El Caminante sobre el Mar de Nubes


Obra de uno de los máximos exponentes del romanticismo alemán en cuanto a pintura se refiere, Caspar David Friedrich. Solía trabajar el aspecto paisajista.
Pintado entre los años 1817 y 1818, es una obra que quizás a muchos les suene puesto que ha sido utilizado en más de una ocasión para ilustrar la portada de la famosa obra literaria de Alejandro Dumas, "El Conde de Montecristo".

Según una tradición imposible de corroborar, el personaje representado sería un cierto von den Brincken, en cuya memoria Friedrich habría realizado la obra. Sería, pues, un cuadro conmemorativo. Otros sin embargo, lo identifican con el propio Friedrich, que se encuentra de pie en lo alto de una montaña elevada, mirando un mar de nubes que queda debajo. El viajero se encuentra de espaldas. Viste de negro. Adelanta una pierna y se apoya en un bastón. El fondo del paisaje se compone de varios dibujos de la llamada Suiza Sajona, es decir, la zona montañosa en torno a Schandau, los Elbsandsteingebirge: a la izquierda se alza el Rosenberg; a la derecha el Zirkelstein. Los estudios originales proceden, en su mayoría, de los que Friedrich llevó a cabo en 1808 y 1813 en la zona, en esta última ocasión durante el periodo que permaneció allí refugiado con motivo de la entrada en Dresde del ejército napoleónico. Como de costumbre, Friedrich se mueve en dos planos, en la dialéctica entre la realidad y el símbolo.

Como los demás cuadros de Caspar David Friedrich, no es un mero paisaje, sino que tiene un contenido simbólico
.

No hay comentarios: