domingo, 13 de junio de 2010

Triana se mira a sí misma


Como esos dos brazos entroncados por el Altozano que unen a la Triana cerámica y alfarera con la Triana marinera, anoche volvimos a ser testigos del diálogo callado entre dos Hermanas que velan por las penas en cada una de las caídas de sus hijos. Se contaron sus penas y alegrías, sus esperanzas y añoranzas, sus recuerdos, sus sueños. Anoche en Triana se vivió uno de los momentos más emotivos que pueda recordar el Viejo arrabal. Anoche una Estrella quedó prendida en el alma de una Esperanza para que su luz nunca se apague y así poder llegar a todos los corazones que la necesitan en cada momento. Anoche a la Esperanza le regalaron un nuevo fulgor.

Que la Esperanza en que cada noche podamos elevar nuestra mirada hacia un firmamento incólume buscando una brillante Estrella, sea lo último que perdamos
.


Fotografía: Jose Javier Comas

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Emotivo encuentro el de estas dos dolorosas. Yo creo que desde que pasamos por allí en 1991 no se producía.

Un abrazo
David Benitez

Jesús R. Narváez dijo...

Efectivamente, hacía 20 años que no se producía un encuentro de éstas características en la calle Pureza. La salida de la Reina del firmamento desde la Capilla de los Marineros, a los sones de "Esperanza de Triana Coronada" y con una lluvia de pétalos desde el campanario de la capilla....no tiene nombre. Emoción en estado puro.

Un abrazo, David.