miércoles, 21 de abril de 2010

La Lucha de dos colosos



Theater an der Wien de Viena (Austria), donde Ludwig van Beethoven estrenó su Quinta Sinfonía

Seguimos con el tercer movimiento de la Quinta Sinfonía de Beethoven. Y como nos explicaran tanto en clases de física, como en las de teología, "Tanto en el alma como en el mundo físico, actúan dos fuerzas, ambas igualmente grandes: la fuerza de atracción y la de repulsión". Una cita de Kant, que nos vienen como anillo al dedo para seguir disfrutando de la dualidad de ésta magnífica sinfonía.

En éste tercer movimiento de la Quinta Sinfonía, el Allegro en Do menor, el scherzo (o broma, en italiano) está sustituido por un allegro. La primera parte, representa la presencia de una sombra enigmática acompañada de una gran fiereza. La segunda parte, en mayor, no contiene una positividad convincente: todavía se oye el tema del destino y todo parece enigmático y oscuro.

En la próxima entrada que le dedique a ésta sinfonía, en concreto a su cuarto movimiento, sabremos si finalmente vence la luz o la oscuridad.


No hay comentarios: