domingo, 11 de abril de 2010

El Salvador de Toledo


Os traigo una imágen que tomé el pasado otoño de la Iglesia del Salvador que se ubica en la llamada ciudad de las tres culturas o ciudad Imperial, Toledo.
Ésta Iglesia, se encuentra en la Plaza del mismo nombre, cerca de las Iglesias de Santo Tomé, la más visitada de la ciudad, ya que en su interior se encuenta la famosa obra pictórica "El Entierro del Conde Orgaz", obra de aquél pintor cretense que supo entender como nadie el manierismo, Doménikos Theotokópoulos, más conocido por todos como "el Greco", y cerca igualmente de la Iglesia de Santa Úrsula.

Como curiosidad, la Iglesia del Salvador de la ciudad Imperial es nombrada en el famoso libro anónimo a la vez que por varios autores atribuido, "El Lazarillo de Tormes", y cuenta la historia que en su interior fué bautizada la tercera hija de los Reyes Católicos y madre del Emperador Carlos V, Juana I de Castilla, o "Juana la Loca", la cautiva de Tordesillas.

Ésta Iglesia, anteriormente mezquita, muestra aún diferentes elementos arquitectónicos visigodos, y aunque conserva la figura del alminar, la conversión al culto cristiano en el siglo XII, le hizo sufrir diversas modificaciones.

Toledo, como siempre, una ciudad de ensoñaciones al margen derecho del río Tajo. La ciudad del Cristo de la Vega, y es que Toledo.....es otra historia.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Fabulosa foto, con el sol tapado por las nubes.

Estuve en esa iglesia hace ocho años viendo ese cuadro. Toledo superó mis expectativas. Una ciudad con mucho encanto, muchas cosas que ver y muy bien conservada. A ver si Monteseirín (o el que le suceda, más bien) se da una vueltecidta por alli y copia algo de lo que allí hay. Recuerdo la Plaza Zocodover, donde compré los mejores mazapanes que he comido jamás. Nada que ver con los que se compran aquí,que son industriales

Por otra parte,para vivir en el centro de Toledo hay que ser "escalador" (por usar un término ciclista)

Un abrazo
David Benítez

Jesús R. Narváez dijo...

Para mí, Toledo tiene ese algo que hace cambiar tu interior cuando recorres sus calles, aunque bien es verdad lo que comentas que para visitar su casco histórico, debes hacer piernas unos días antes.

Ojalá algunos políticos que gobiernan nuestra ciudad se dan una vueltecita por éstas ciudades castellanas y ven, pero sobre todo entienden, lo que es respetar y cuidar la esencia de una histórica ciudad. Aunque visto lo visto....ni los de antes, ni el de ahora, ni los de después (ojalá me equivoque).

Un abrazo, David.